Conoce sobre el Peral, un árbol frutal típico de clima templado

El Peral, es un árbol frutal perteneciente a la familia de las rosáceas, lo que significa que guarda cierta relación con otros tipos de árboles, como por ejemplo, el manzano. El artículo de hoy está dedicado a exponer todo lo referente a esta planta, sus principales características, su historia, la forma de su siembra y más.

Peral

Características del Peral

El peral por lo general suele puede tener una forma arbórea. Son árboles de tamaño mediano, que tienden a alcanzar aproximadamente 10 a 17 m de alto, en algunas ocasiones incluso con una coronación alta y estrecha, son muy escasas las especies que son arbustivas. Por otro lado, el peral silvestre puede alcanzar unos 20 m de alto, que es la altura máxima que también llegan a medir algunos ejemplares cultivados.

Ciertas especies de este árbol llegan solo a medir 12 m, como es el caso del peral de hojas de almendro y el peral de las nieves. La corteza de los perales posee un color pardo negruzca, con placas nudosas y oblongas, mientras que el peral silvestre se caracteriza por tener grietas transversales y longitudinales. De una misma manera, existen otras clases de perales con corteza pardo grisácea más clara y otras con un tono más oscuro, como por ejemplo, el peral de hojas de almendro o el de las nieves.

Asimismo, la corteza del peral de hojas de sauce suele ser de color negro. Una característica acerca de las ramas de los perales silvestres es que tienen espinas, cosa que no aparece en las especies que son cultivadas. En lo que respecta a las hojas, son alternas y no poseen una forma específica, no obstante, en términos generales, se puede decir que la mayor parte de ellas son ovaladas, pecioladas y agudas.

La longitud de las mismas en el caso de un peral común ronda entre los 3 y los 8 cm, a comparación, aquellas que son del peral silvestre son más pequeñas, llegando solo a medir como máximo 4 cm. Las hojas de mayor tamaño se encuentran en el peral Nashi llegando a medir los 10 cm. El borde de sus hojas es finamente cerrado, pero, en algunas especies sus terminaciones se asemejan a dientes.

Concentrándonos en sus flores, las mismas se agrupan en corimbos. Son hermafroditas, pentámeras y se caracterizan por su tono blanco. Igualmente, los estambres poseen un color púrpura, lo que en ciertas especies le brindan un matiz casi rosado, como es el caso del peral silvestre atlántico y peral del Himalaya.

Por último, sus frutos son pomos con forma redondeada o piriforme, los mismos pueden ser ingeridos por los humanos y según la especie, los frutos varían en cuanto a su tamaño, como ocurre con el peral silvestre. En esta clase, por lo general, sus frutos alcanzan los 4 cm, esta medición también se observa en los del peral de las nieves. Sin embargo, en otros tipos se pueden apreciar frutos más pequeños (2cm) como en los perales silvestres atlánticos, el del Himalaya y también el del peral de Callery.

Origen

El árbol del peral, es mundialmente conocido por dar los frutos de la pera. Lo que se sabe acerca de la historia de este árbol es que sus orígenes se posicionan en Asia Menor y de la Europa Oriental. En este sentido, gracias a los trabajos de arqueología, se pudieron encontrar los restos de un árbol que datan de hace más 3000 años A. C., esta fue una especie que los romanos mejoraron, difundiendo su cultivo a varias partes del mundo.

¿Cómo se cultiva el Peral?

Ya habiendo conocido todo lo referente al árbol del peral, pasaremos a explicar el modo en el que se debe hacer un cultivo del mismo. En los próximos apartados se abordaran los tres pilares más importantes para su siembra: el suelo, la temporada climática y las enfermedades y plagas que puede llegar a contraer.

peral

Enfermedades y parásitos

Al ser un árbol tan delicado, el peral es muy susceptible a contraer bacterias que luego desencadenan enfermedades, como por el ejemplo, el conocido fuego bacteriano, cuya bacteria responsable es la Erwinia amylovora. Por lo general, la aparición de esta enfermedad se produce cuando el clima del lugar es muy cálido y húmedo.

Por otro lado, cuando se siembra el peral de forma profunda, también se corre el riesgo de iniciar una podredumbre de la copa, provocada por bacterias del género Phytophthora. Por otro lado, si la plantación se hace en la primavera, es posible iniciar un cancro bacteriano cuando los organismos del género Pseudomonas crecen indiscriminadamente. Igualmente, es propenso a contraer hongos: Neofabraea malicorticis, Glomerella cingulata, Botryosphaeria obtusa, Venturia pyrina y otros.

Clima

En este sentido, este tipo de árboles prefieren de climas templados, por lo que es necesario que se cumplan ciertas condiciones básicas para su siembra. Una propiedad interesante del peral es que tiene la capacidad de soportar heladas de hasta -20°C en sus épocas de reposo vegetativo, no obstante, no puede tolerar las heladas de primavera, en su época de floración.

Suelo

El suelo en donde se realizará la plantación de este árbol, debe estar completamente abonado, esto se logra por medio de abono orgánico, el cual se puede elaborar mezclando estiércol, potasio y fósforo. Se recomienda hacer la siembra en los suelos arcillosos, puesto que poseen un buen drenaje. Igualmente, debido a la naturaleza de sus raíces también se recomienda elegir suelos profundos y con un pH básico de 6 o 7.

Variedades del Peral

Dado que el peral es uno de los árboles más conocidos y consumidos por todo el mundo, no es de extrañarse que tengan muchos tipos, sin embargo, no todos se suelen dar como cultivo en el hogar o un terreno. A continuación, hablaremos de las diferentes variedades de perales que existen en el mundo:

  • Peral Conferencia: El fruto de esta variedad se caracteriza por tener un tamaño grueso con una forma periforme y muy alargada, posee además un color amarillo verdoso y rosado en la insolación y, en su interior su carne es blanca-amarillenta, fina, fundente, dulce y jugosa. La mejor época para su cultivo es durante los meses de septiembre y octubre.
  • Peral Enano Garden Pearl: Este es un árbol de tamaño pequeño. El interior de sus peras es de color verdoso con tonos rojizos suaves de buen tamaño y forma piriforme. Sus flores son blancas y sirven para adornar, los frutos de este árbol se deben cosechar finalizando el verano.
  • Peral Ercolini: El fruto que proviene de este árbol es de un tamaño mediano y grueso, de forma regular periforme-alargada. Su piel es color amarillo cera y amarillo intenso con algunas manchas de color carmín en la parte de insolación. En su interior, la carne es blanca, delgada, dulce y jugosa. Su cultivo se da mejor durante la época de junio.
  • Peral Castell: Este peral también se le conoce como San Juan o Sanjuanera, es una clase de árbol muy productivo y la producción de su fruto es muy fácil, puesto que es lo primero en madurar. El mismo es de pequeño tamaño, con forma cónica y base ancha de piel color amarillo-verdoso y rosado encarnado en la insolación. Al igual que la anterior clase, la mejor época para su siembra es el mes de junio.
  • Peral Blanquilla: El fruto de esta planta también se le da el nombre de Blanca de Aranjuez o pera de agua, con un tamaño mediano y grueso, de forma alargada, oblonga y piriforme. Su parte externa es de color verde claro y en su interior, la carne es muy jugosa, blanca, dulce y aromática. La mejor época para comenzar con su cosecha es durante el mes de agosto.

Distribución

El peral es un árbol que es originario de Europa central y oriental, pero que también se ha podido desarrollar con éxito en el sureste de Asia, a pesar que hoy en día su siembra se prolonga hasta algunas regiones de Norteamérica y Australia, y se ha vuelvo una plantación muy común en el Reino Unido así como en gran parte del este de Estados Unidos.

Como bien ya se ha mencionado, su crecimiento es óptimo cuando se cultiva en un lugar con clima templado, a pleno sol. De una misma manera, también pueden crecer en sitios secos y cálidos con suelos bien drenados, sin embargo, también pueden desarrollarse en suelos un poco húmedos, también tolera ambientes con cierto nivel de contaminación.

Usos del Peral

En líneas generales, los perales se cultivan en los hogares para poder obtener su fruto, la pera, también en muchas ocasiones este mismo fruto se emplea para crear la sidra. Para elaborar esta bebida, solo se pueden emplear las peras que provengan del peral de las nieves. también se han utilizado para hacer conservas, compotas y mermeladas.

Otro uso que se le da a este árbol es emplearlo como ornamento en parques y jardines, sobre todo variedades específicas como por ejemplo, el peral de hojas de sauce, especialmente los ejemplares péndulos. De este mismo árbol se utiliza su madera para la fabricación de instrumentos musicales ya que posee una alta dureza, grano y peso relativamente liviano.

Fruto

Al igual que la manzana, la pera es una de las frutas de mayor consumo a nivel mundial. La forma que poseen estas frutas son redondas, similares a un pomo, de un gran tamaño, con mucha carne y dulces. De todas clases de perales, las peras que más se consumen son las que provienen del pyrus communis, una de las variedades más extendidas del peral.

El consumo de la pera no solo se realiza por su delicado sabor, también se hace por todo el aporte nutricional que contiene. El fruto del peral es rico en vitaminas del complejo vitamínico B (B1, B2 y niacina) que ayudan al sistema nervioso, contribuyen al mejoramiento del aparato digestivo y fortalecen el corazón. Asimismo, la pera también posee vitaminas A y C, y minerales como calcio, fósforo, magnesio, potasio y cobre.

El uso principal es netamente gastronómico, se consume fresca como postres. Su comercialización también se reparte en modo de conserva, enlatada con almíbar y con una leve cocción para la que sean empleadas en los postres y compotas.

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. De una misma manera, le hacemos la invitación a leer también: Cedro del Líbano y Bonsai

(Visited 14 times, 1 visits today)