Cultivo de puerros, rica planta de cultivo poco exigente

El puerro es una planta que pertenece a la familia de los Amaryllidaceae (tal como la cebolla o el ajo), por lo general suele asociarse con la apariencia de un ajo de mayor tamaño, cuyo fruto y bulbo son empleados en la gastronomía. En el artículo de hoy hablaremos acerca de como realizar un cultivo de puerros, sus características, origen y mucho más.

cultivo de puerros

Características del puerro

Antes que nada, es preciso conocer que el puerro es una planta bienal, lo que significa que tarda un periodo de 24 meses para su desarrollo completo. Asimismo, el cultivo de puerros se puede identificar por su tallo recto, con un bulbo poco engrosado que se mantiene hasta la línea del tallo.

Al igual que las cabellas y los ajos, el puerro es parte de la familia Amaryllidaceae, pero se diferencia de estos vegetales en que su bulbo no se encuentra tan desarrollado como el de la cebolla o el del ajo. El color del mismo es blanco y en la parte extrema inferior se puede observar su sistema de enraizamiento.

Por otro lado, sus hojas se caracterizan por ser largas y lanceoladas, se pueden identificar por estar semi enrolladas, lo que da la impresión de que son parte de una sola unidad con el bulbo. El tono de estas hojas es de un verde grisáceo y en algunas circunstancias, se tornan en un tono azulado. Una vez que el cultivo de puerros florece, se deja ver una serie de flores rosadas o blancas, en forma de umbelas redondeadas.

De una misma manera, antes de que el puerro logre llegar a la maduración, sus flores están rodeadas de una espata papirácea. Ya habiendo llegado a esta etapa, la coraza que las envuelve se abre, liberando las flores. Por su lado, el fruto de esta planta es una pequeña cápsula. Se sabe que una sola planta de puerro tiene la capacidad de alcanzar el medio metro de altura y un grosor de 5 centímetros. A pesar de ello, la diversidad silvestre de este vegetal sin problema, llega al 1 metro de altura.

Origen

Hasta la actualidad, no se pose información certera acerca del origen exacto del puerro, sin embargo, algunos expertos aseguran que su historia se remonta al tiempo de los Celtas, en las zonas de Mesopotamia, Egipto, Turquía, Israel, entre otros, unos 3000 a 4000 años a.C. En este sentido, su nombre se vio relacionado con “ajo de oriente” y su uso era destinado para sazonar los guisos de comida y para la medicina. Al llegar la Edad Media, el cultivo de puerros se extendió hacia Europa y de ahí al resto del mundo.

Igualmente, durante este mismo periodo, la planta llamó el interés de muchas personas, dado que en su mayor medida se empleaba para poder cesar el hambre de la época, así como calcar las numerosas pestes y epidemias que se desencadenaron. El lugar en donde más se han encontrado cultivos de esta planta es en el norte de España, mientras que se considera a Francia como uno de los países más importantes tanto en su producción como en su consumo.

Cultivo de puerros

Ya habiendo conocido todo lo referente a la historia de la planta, a continuación pasaremos a explicar la manera adecuada de realizar un cultivo de puerros. De esta manera, se abordaran temas en cuanto al tipo de suelo que esta planta prefiere para su optimo desarrollo, el clima ideal para su plantación, sus cuidados y mucho más.

Plantación

Lo primero que se debe realizar antes de hacer la plantación de un cultivo de puerros, es trabajar la tierra para que la misma se encuentre labrada y removida. Si durante este proceso se utiliza la motoazada se agilizará y el trabajo quedará mejor. Lo que se busca es una tierra rica en humus, suelta y fresca, para esto es importar que esta permanezca húmeda en todo momento. Por lo general, el puerro no suele darse en suelos pesados, compactos y endurecidos.

cultivo de puerros

De esta manera, antes de hacer uso de la motoazada o trabajar la tierra a mano, es preciso regarla para que sea más ameno su remoción. Asimismo, durante este trabajo también deben ser retirados los pedruscos que puedan haber. Sin importar si se tiene un pequeño huerto urbano o de un amplio terreno para el cultivo de puerros, esta planta es  muy sencilla de sembrar y cosechar.

Se debe tener en cuenta que al igual que las semillas de cebollas, las de puerro son sumamente delicadas. Una recomendación para su plantación es que se compren plántulas ya desarrolladas para que su siembra sea más sencilla. Una vez que se han sembrado las plántulas y se les ha integrado el compost, el tiempo después hasta su cosecha será mucho más tranquilo.

Por otro lado, si la idea de comprar plántulas ya desarrolladas no es una opción factible, entonces la siembre directa de las semillas debe llevarse a cabo durante los meses de agosto y septiembre. Las mismas debe ser enterradas en la tierra a 10cm de profundidad, luego se riegan ligeramente y por último, se abona la tierra con compost bien descompuesto.

Mientras se espera la cosecha, es importante siempre mantenerse al tanto de la humedad de la tierra en el cultivo de puerros, ya sea mientras se está desarrollando o si ya han crecido un poco. Al mismo tiempo, también es vital que se deje una distancia entre las plantas de aproximadamente 10-15cm de separación a la hora de realizar el cultivo de las semillas o de trasplantarlas.

cultivo de puerros

Algo que podría ayudar a su crecimiento es un acolchado con paja o cualquier otro componente orgánico que pueda cubrir la tierra, para así conservar la humedad. El colocar una capa de paja sobre la tierra es algo positivo para la siembra de los puerros. De una misma manera, durante la plantación se deben hacer los cuidados en cuanto a la eliminación de malas hierbas, las cuales por lo general son una competencia para los cultivos y también vigilar de posibles plagas o enfermedades.

Clima

El cultivo de puerros tiende a responder bien en cualquier clima, sin embargo, se ha observado que posee una tendencia a desarrollarse mejor en climas suaves y húmedos, por lo que es necesario encontrar la mejor temporada para hacer el cultivo. Por lo general, los puerros poseen una alta resistencia a los climas helados, aunque otras variedades de la planta prefieren temporadas templadas y húmedas. La temperatura estándar que se debe tener para su siembra oscila entre los 13 a los 24ºC.

Otro punto a considerar es que esta clase de planta suele preferir los suelos profundos, frescos y ricos en materia orgánica. No posee una buena adaptación a los que tienen una alta cantidad de alcalinidad, ni aquellos que son altos en acidez, dado que su cultivo es sensible y solo es capaz de tolerar una acidez de pH alrededor de 6. Igualmente, no soportar los suelos pedregosos, mal drenados y poco profundos, ya que sus bulbos no pueden crecer de la mejor manera. En líneas generales, se puede resumir que las exigencias del suelo son el punto más importante en cuanto a su cultivo.

Abono

A diferencia de otros cultivos, los puerros no responden bien cuando se les abona con estiércol y el compost poco descompuesto. En este sentido, se debe ser muy precavido a la hora de utiliza materia orgánica, viendo que la misma esté completamente descompuesta. Lo más apropiado, al igual que los canónigos o las espinacas es que se emplee la tierra en la que ha habido un cultivo previo. Al cultivo de puerros le va bien las aportaciones de nitrógeno que se puedan hacer, por lo que se le puede dar consuelda, té de compost o de estiércol.

Cosecha

Una vez pasado un tiempo luego de su plantación y observando el crecimiento del cultivo de puerros, su cosecha se puede llevar a cabo cuando se vea que la planta ha alcanzado una altura de 15-20cm. Por otro lado, también se recomienda es que este trabajo se realice cuando el cultivo se encuentre en su mejor etapa de desarrollo, no obstante, tampoco se ve afectado si se recolectan algunos antes de tiempo para consumirlos y probarlos.

Enfermedades y parásitos

Las plagas o parásitos que más afectan el cultivo de puerros son los gusanos. Su presencia en cualquiera de las plantas es mortífera, puesto que depositan sus huevos en las hojas del puerro y sobre la tierra. Se puede percatar que la planta se ha infectado por estas plagas cuando las hojas se tornan de color amarillento hasta que acaban por pudrirse.

Una buena manera en la que se puede combatir estos animales es sembrando zanahorias o apios cerca de estos cultivos, dado que actúan como un repelente para las mariposas que ponen las larvas. Igualmente, el cultivo de puerros al encontrarse cerca de las zanahoria, contribuye a eliminar las moscas cercanas. Si se posee la intención de plantar puerros o zanahorias, se debe recordar que se llevan muy bien y que por ende, es una buena alternativa el cultivarlas juntas.

En lo que respecta a las enfermedades, el cultivo de puerros puede verse afectado por Nemátodos. Esta enfermedad ataca a la planta de puerro en cualquier momento de su desarrollo, aunque por lo general, tiende a afectar en mayor medida a los tejidos jóvenes. Bajo esta enfermedad, las plántulas ya no pueden crecer, se curvan y pierden color.

El modo en el que se puede identificar esta enfermedad es con la presencia de hinchazones y la epidermis puede llegar a quebrarse. Si la misma ataca los bulbos ya desarrollados, estos tienden a reblandecerse en las proximidades de la parte superior. La manera por la que se propaga es por medio de los, las semillas y los bulbos.

Otra enfermedad que vale la pena hacer mención es la de Mildiu. La misma afecta directamente a las hojas del puerro, dando con la presencia de manchas alargadas que se cubren de un fieltro violáceo y, con el desarrollo de la enfermedad comienzan a aparecer quemaduras sobre las ellas.

En líneas generales, esta enfermedad se manifiesta durante la época calurosa y húmeda, como consecuencia, los extremos superiores de las plantas mueren en su totalidad y sus bulbos no pueden continuar desarrollándose. Si la humedad alta prevalece, entonces esta enfermedad pronto ocasionará una epidemia en el resto de los cultivos. La forma en la que se extiende es a través de sus bulbos, renuevos infectados, semillas o por el suelo.

Una manera de combatir la enfermedad sin verse en la necesidad de utilizar productos químicos, es contar con suelos ligeros, sueltos y bien drenados. Asimismo, también contribuye la eliminación de las malas hierbas, así como una atmósfera estancada alrededor de las plantas. Por último, si se tiene conocimiento que en dicho suelo ya ha existido cultivos infectados, entonces no se puede volver a sembrar en ese lugar.

Entre los químicos que se pueden emplear para el tratamiento de la enfermedad, está la aplicación de fungicidas como medida preventiva o, durante los primeros síntomas de la enfermedad. El uso de este tratamiento debe ser de durante un lapso normal de tiempo entre 12-15 días. En el caso de que lloviera durante los días del medicamento, entonces es necesaria una segunda pulverización inmediatamente después de la lluvia.

El cultivo de puerros también es propenso a sufrir otra enfermedad como Roya. La misma tiende a ser muy sensible, por lo que es un signo preocupante cuando su presencia se extiende en repetidas oportunidades dentro del cultivo. Su presencia se nota por la aparición de manchas color pardo-rojizas que luego se vuelven tono violácea, en las cuales se desarrollan las uredosporas.

Las primeras en ser afectadas son las hojas, las cuales se van tornando cada vez más secas conforme la enfermedad va haciéndose más fuerte. De acuerdo a lo que se conoce de esta enfermedad, se tono mucho más grave cuando se trata de cultivos que fueron sembrados en suelos ricos en nitrógeno, pero con una baja densidad de potasio.

Beneficios del cultivo de puerros

El puerro, que ha sido emparentado con el ajo, es utilizado sobre todo en el mundo de la gastronomía, por su suave y delicioso sabor que puede complementarse muy bien con una amplia gama de alimentos. A la hora de hablar de los beneficios o ventajas que se le atribuyen al puerro, una de las más importantes es que contribuye a combatir el colesterol y el exceso de triglicéridos.

Al consumir una buena cantidad de puerros en la dieta, ayuda a que el sistema arterial se encuentre siempre limpio, libre de lo que se denomina como colesterol malo, siendo el responsable de provocar los accidentes cerebro-vasculares. La presencia de mucílagos, una fibra de naturaleza viscosa, hace que esta planta posea un alto nivel de fermentativo que, al momento en que se descompone, ayuda con la flora bacteriana, así como el eliminar problemas de estreñimiento.

En un mismo sentido, también es una planta rica en azufre, por lo que es muy empleado como diurético, contribuyendo a la eliminación de líquidos y toxinas por medio de la orina. Por lo general, es muy requerido en el tratamiento depurativos y contra la obesidad. El potasio es otro elemento que se encuentra en la composición de esta planta, lo cual sirve como un regulador de la presencia de sodio, siendo un adecuado acompañante con todo tipo de carnes.

Otro punto a destacar, es el alto nivel de ácido fólico, también conocido como vitamina B9, el cual como se sabe, tiene una importante función sobre todo durante el crecimiento. La incorporación de esta vitamina es muy recomendada en el caso de mujeres embarazadas y en período de lactancia, al igual que para los niños.

Los flavonoides presentes en el puerro, como la quercetina, tiene un papel de antioxidante y antialérgico. En el mundo existe una gran variedad de puerros que puede ser utilizados tanto para ser cultivados en el hogar, como en silvestres. Cuando se cultivan de manera casera, se puede apreciar la diferencia entre los dos tipos, sobre todo porque los primeros poseen un tamaño menor y sus hojas son enrolladas, dando la sensación de un falso tallo y su sabor es más suave y ligero. Sin embargo, ambos tipos pueden ser consumidos.

Usos del puerro

Para finalizar con el artículo de hoy, hablaremos un poco acerca de los usos que se le puede dar al cultivo de puerros, siendo dos: el primero se trata de su utilización en el ámbito culinario y el segundo, dentro de algunos campos de la medicina alternativa.

Gastronomía

Cuando se emplea como verdura, es añadida sobre todo en sopas y cocidos, mientras que en ensaladas, se integra cruda. Las únicas partes que son para el consumo son las hojas y el bulbo, sin embargo, en ciertas oportunidades también se puede emplear las semillas dentro de una ensalada. Si nos centramos en la comida española, nos podemos percatar que el puerro es utilizado en muchas de sus comidas, siendo la más popular la porrusalda, la misma es un tipo de sopa en donde el puerro es el ingrediente principal.

De una misma manera, también se va visto que se añade como ingrediente en otros platillos de la comida europea, como por ejemplo en la belga en el Waterloo o en diversos platos franceses, como el vichyssoise o el mirepoix. Por otro lado, dentro del mundo anglosajón se puede hacer mención de la leek soup muy famosa en la cocina de gales.

Medicina

En lo que respecta a las propiedades medicinales, el cultivo de puerro posee las mismas de un ajo, pero de una manera mucho más suave, por lo que sus principios activos no son tan fuertes.​ De esta misma planta se puede extraer un jugo que contiene algunas propiedades insecticidas.​ Al mismo tiempo, se han llevado a cabo diversos estudios en donde los resultados han arrojado que estos cultivos poseen efectos hipotensores en ratas.

(Visited 49 times, 1 visits today)